el minuto
el minuto
periodismo colombiano en red
 
el minuto
actualidad
seguimiento
crónica
reportaje
política
internacional
opinión
siameses
lectores
deportes
cultura
salud
ciencia
tecnología
empresa
campo
quiénes somos...
Bogotá, Colombia - Febrero 2009 - No.1
Rescatemos
a Juliana
Este sería el mejor momento para que la desgastada "Comisión Facilitadora de la Sociedad Civil" que inspirara Jaime Garzón, y de la que hacen parte destacadas mujeres y hombres del entorno capitalino, reactivaran sus contactos con los cabecillas del eln y encabezaran un clamor nacional por la liberación y entrega inmediata de Juliana, la hija de "adriana", guerrillera que se entregó al ejército luego de drogar a sus jefes y compañeros con "dormidera". Acción...

imagen
"adriana" inicia el camino para reencontrarse con su hija Juliana. Imagen CM&

Apenas estaba cumpliendo quince años, cuando seducida por promesas y engaños que le aseguraban sustento económico y seguridad a su familia, decidió echarse encima la pesada responsabilidad de cambiar el sistema político de su país a través de la lucha armada, ingresando al ejército de liberación nacional como “niña” guerrillera revolucionaria.

Diez años después descubrió que la organización a la que había entregado su juventud y su esperanza, asesinó sin contemplación a diversos miembros de su familia acusándolos demencialmente de ser informantes del ejército. Sus padres, dos hermanos y su compañero de lucha, cayeron a los pies del eln.

De aquello se enteró a finales del 2008, cuando alias “adriana”, ya con 25 años, decide romper todos los esquemas de seguridad y se comunica telefónicamente con un pariente en su natal Mercaderes en el Cauca, quien le explica como sus familiares pagaron con sus vidas el tormentoso derecho de guardar fidelidad a una guerrilla sanguinaria y decadente.

imagen
Dormidera, la mata de la libertad

Fue entonces cuando sintió que los fusiles de la revolución no apuntaban a las fuerzas del estado, sino que enfilaban sus cañones contra ella. Y habló de deserción con Marisol y luego con Yamile y Fernanda. Tomó su viejo morral de campaña y de allí sacó un atado de hojas secas y crujientes de dormidera que en el 2005 Johnier, su compañero asesinado, le entregó y enseñó a manipular.

Frotadas con furia, aquellas hojas se hicieron harina en sus manos. Y con el compromiso de cumplir el plan a rajatabla a pesar de los riesgos que implicaba, esparció con decisión sobre las almohadas de los guerrilleros la dormidera hecha polvo.

El mono “sergio”, cabecilla de la compañía mártires de Barbacoas y otros 12 guerrilleros del frente comuneros del sur, cayeron en un profundo sueño del que despertaron cuando “pepe”, “adriana” y dos de sus compañeras, condenadas también a muerte, estaban fuera de su alcance, dejando antes de partir, todas las armas de los guerrilleros “durmientes”, inservibles.

imagen
Bajo esta bandera libertaria se cometen horrores contra la población más desprotegida de Colombia. Juliana, una niña de cuatro años y medio, vive bajo su estigma separada de su madre y de sus derechos infantiles.

Desde que abandonaron el campamento ubicado en la zona rural de Samaniego, Nariño, caminaron tres días por la selva, totalmente desarmados para no llamar la atención de las farc y los grupos paramilitares que comparten a muerte el territorio.

Al cuarto día, en medio de una carretera silenciosa y húmeda abordaron un vehículo hasta Túquerres. El miedo había desaparecido, ya estaban resueltas a afrontarlo todo. Dos días después, el pasado siete de enero, llegaron a Cali y se trasladaron a la sede del Batallón Pichincha donde se entregaron a las autoridades militares y se desmovilizaron.

imagen
A través de celular, "adriana" convenció a 14 compañeros a desmovilizarse

Pero “adriana” podía con más acción. Y decidió iniciar una maratónica gestión de persuasión a través de teléfonos celulares hasta lograr convencer a 14 guerrilleros más a desmovilizarse y entregarse a la Tercera División del Ejército en Cali, donde hoy se encuentran bajo su protección.

Sin embargo “adriana” carga con una pesada historia de amor y dolor en su corazón. Johnier, su compañero y esposo, el mismo que le entregó las hojas de dormidera y le engendró una princesa a quien llamaron Juliana, fue asesinado por el eln. Para evitar represalias y una posible fuga, en el 2006 los “elenos” le arrebataron a su hija de un año.

La menor tiene hoy cuatro años y medio. Continúa en poder del eln que intentará demostrar su poderío con la niña, atrapándola para siempre en su organización, lejos de su corajuda madre, quien después de meditarlo entendió que escapar con vida de la guerrilla, le brindaba la única posibilidad de reencontrarse con su hija.


imagen
Sabas Pretel, embajador en Italia; Jaime Bernal, exprocurador; León Valencia, exmiliciando del eln; Antonio Navarro, gobernador de Nariño; Francisco Santos, Vicepresidente de la República;Augusto Ramírez,excanciller y Patricia Lara, periodista y analista política.

Este episodio podría permitir que la desgastada y mal aprovechada agrupación denominada “Comisión Facilitadora de la Sociedad Civil”, de la que hacen parte encumbrados personajes capitalinos como Jaime Bernal, Augusto Ramírez, Alejo Vargas, María Emma Mejía, Lucho Garzón, Francisco Santos, Antonio Navarro, Patricia Lara, Luís Fernando Alarcón, Sabas Pretel, entre otros, iniciaran contacto con la comandancia del eln y lideraran un gran clamor nacional en procura de recuperar a Juliana para devolvérsela a su joven y maltrecha madre. A esta labor se podrían sumar personajes como León Valencia y Francisco Galán, ex integrantes del grupo guerrillero.

Desde el 2002, más de 16 mil 500 rebeldes han desertado de las guerrillas y grupos paramilitares para ingresar al programa gubernamental de reinserción social.